Monday, September 21, 2009

Fantasmas

No eres más que una sombra diluida,
un pensamiento disperso y perdido,
el vapor de agua que humedece sin mojar,
el automatismo del aburrimiento,
un edulcorante insípido, artificial.
Y sin embargo permaneces.
Acechas en las esquinas, 
agazapado, a traición.
Susurras, murmuras, respiras,
y me muerdes la nuca, ahora descubierta. 

Vete. Crucifícate, incinérate, desaparece,
y cierra la puerta.
Yo no te invité a entrar.

2 comments:

trovanguardia said...

Me gustó mucho, sobretodo lo gutural. Habrá que hablar al respecto. La penúltima oración es tan laudable como envidiable. En hora buena por escribir así de sencilla, pero también, significativamente.

PAUL said...

Hola, me gusto mucho tu blog, voy a seguir visitandolo porque tienes mucho talento y te ha quedado bien padre, si tienes tiempo puedes pasar al mio http://elbardepaul.blogspot.com/

saludos