Tuesday, February 10, 2009

SIN TITULO

Entorné los ojos y viró el enfoque,
y como si en un mantra te hubiese entonado
en un sinfín de noches ciegas y húmedas,
te paraste frente a mí,
con tus ojos abiertos de par en par
y tus manos tratando de mecer mi pelo.

Y me dejé perder en tu aliento de aventuras,
envolverme en tus cobijas de fervor
y lanzarme al abismo de una promesa compartida.
Estos días a penas me he mantenido en pie
mientras he deseado extenderme bajo tus uñas
y así adentrarme en tus más secretas entrañas.

Ahora te saboreo en cada parpadeo,
te huelo en cada bocado,
te siento en cada paso.
Respiro de ti.