Thursday, November 13, 2008

EQUILIBRIO

Los primeros días
caminaba sin tocar el suelo,
había perdido la gravedad
que me había atado a lo terrenal.
Ante mis pupilas 
se habían formados dos cataratas;
el mundo era ahora de un tono gris pañoso.
Todo tenía un sabor dulzón, pastoso,
un toque a alfajor rancio,
a polvorones viejos.

Tras las incesantes punzadas 
comencé a caminar a gatas;
me arrastré entre promesas inconclusas,
imágenes intencionalmente borradas,
silencios sordidamente interminables, 
risas conjuntas y ajenas 
y un universo mutuo e idílico
del que fui expulsada.

Hace unos días 
que regresé a caminar erguida.
Mantengo mi equilibrio,
sobre esta cuerda frágil, suspendida.
Puedo volver a caer,
si bien ahora lo se:
conservo mis alas.



No comments: